PROTOCOLO DE ACTUACIÓN FRENTE A SOSPECHA DE ABUSO SEXUAL INFANTIL

Definición de Conceptos

Abuso sexual infantil: Contacto o interacción entre un niño(a) y un adulto, en donde el niño(a) es utilizado(a) para satisfacer sexualmente al adulto. Pueden ser cometido hacia niños(as) del mismo o distinto sexo del agresor e incluye la exposición, por parte de agresor hacia su víctima, de hechos de connotación sexual, tales como:

  • Exhibición de genitales
  • Realización del acto sexual
  • Masturbación
  • Verbalizaciones sexualizadas
  • Exposición a la pornografía 

Violación: es la introducción del órgano sexual masculino en la boca, ano o vagina de una niña o niño menor de 14 años. También es violación si la víctima es mayor de 14 años y el agresor hace uso de fuerza o de la intimidación o se aprovecha de que se encuentra privada de sentido o es incapaz de oponer resistencia. Asimismo, será violación si la introducción se realiza a una persona con trastorno o enajenación mental.

Estupro: es la introducción del órgano sexual masculino en la boca, ano o vagina de una persona mayor de 14 años, pero menor de 18, cuando la víctima tiene una anomalía o perturbación mental, aun transitoria, que no necesariamente constituya una enajenación o trastorno. También cuando se abusa de una relación de dependencia de la víctima, como en los casos en que el agresor está encargado de su custodia, educación o cuidado, o tiene con ella una relación laboral. Asimismo, hay estupro cuando se abusa del grave desamparo en que se encuentra la víctima o cuando se engaña a la víctima abusando de su inexperiencia o ignorancia sexual.  

Otras figuras jurídicas asociadas al abuso sexual infantil:

Producción de pornografía infantil: Toda representación de menores de 18 años implicados en actividades sexuales explícitas, reales o simuladas, o toda representación de sus partes genitales con fines primordialmente sexuales o toda representación de dichos menores en que se emplee su voz o imagen, con los mismos fines.

Distribución de pornografía infantil: Comercializar, importar, exportar, difundir o exhibir material pornográfico, cualquiera sea su soporte, en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de dieciocho años.

Adquirir y/o almacenar maliciosamente material pornográfico, cualquiera sea su soporte, en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de dieciocho años 

Señales de alerta.

El indicador más importante para configurar una sospecha de Abuso Sexual infantil es el relato parcial o total entregado por un niño, niña o adolescente a un tercero. En términos generales, los niños, niñas o adolescentes no describen haber sufrido abusos sexuales cuando estos no han ocurrido. En otras palabras, generalmente los niños(as) no mienten o inventan estas situaciones. Sin embargo, el relato espontáneo se presenta de manera poco frecuente, porque el niño está bajo amenaza, se siente culpable, avergonzado y/o teme que no le crean.

No existen comportamientos que caractericen completa y específicamente al niño abusado sexualmente, sin embargo, existen indicadores que deben alertar a los profesionales que trabajan con ellos. Es importante destacar que muchos de los indicadores que se mencionan a continuación no son necesariamente de abuso sexual, pero sí deben llamarnos la atención pues pueden considerarse señales de alerta.

Indicadores físicos:

  • Dolor, molestias, lesiones en la zona genital.
  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Dificultad para caminar y/o sentarse.
  • Secreción vaginal.
  • Enrojecimiento en la zona genital.
  • Ropa interior manchada y/o ensangrentada.
  • Contusiones o sangrado en los genitales externos, zona vaginal y/o anal.
  • Ropa interior rasgada.

 Es obligación legal de denunciar, según lo establecido en el artículo 175 letra e) del Código Procesal Penal, que obliga a los directores, inspectores y profesores de establecimientos educacionales de todo nivel a denunciar los hechos con características de abuso sexual en contra de los estudiantes, que hubieren tenido lugar dentro o fuera del establecimiento. El Plazo para efectuar la denuncia, de conformidad con lo previsto en el artículo 176 del Código Procesal Penal, es de 24 horas a partir del momento en que se hubiere tomado conocimiento del delito de abuso sexual del que haya sido víctima algún estudiante.

A continuación, las acciones a seguir frente a la develación de un abuso sexual:

  1. En caso que uno o más profesores del niño, niña y/o adolescente, así como cualquier otro funcionario del establecimiento tenga la sospecha o evidencias de que un niño, niña o adolescente ha sido o está siendo abusado sexualmente, deberá adoptar la siguiente conducta: 
  • Escuchar y acoger el relato.
  • No poner en duda el relato.
  • Reafirmarle que no es culpable de la situación.
  • Valorar la decisión de contar lo que le está sucediendo.
  • No pedir al estudiante que relate repetidamente la situación de abuso. No solicitar detalles excesivos.
  • No obligarlo a mostrar sus lesiones o quitarse la ropa.

Actuar serenamente, lo importante es CONTENER. Ofrecerle colaboración y asegurarle que será ayudado por otras personas.

Que NO hacer ante este tipo de casos:

  • Una investigación sobre lo sucedido, que pretenda recabar antecedentes “objetivos” o que acrediten el hecho, cuestión que corresponde de forma exclusiva al fiscal.
  • Un enfrentamiento (o careo) con el posible agresor, otros adultos, u otros(as) niños(as) y el estudiante afectado.
  • Poner en entredicho la credibilidad de lo develado, intentando confirmar o descartar la información aportada por el niño, niña o adolescente.
  • Presionar al niño (a) o adolescente para que conteste preguntas o aclare la información. 
  1. No exponer al niño (a) o adolescente a relatar reiteradamente la situación abusiva. Se debe procurar el cuidado y protección al niño (a) o adolescente que ha sido abusado, por lo que no se le debe exponer a contar reiteradamente la situación. Si un funcionario ya ha escuchado el testimonio del niño (a) o adolescente, será la única persona que maneje esa información es por ello que el profesor (a) o el funcionario del establecimiento educacional informara a Trabajadora social que los orientara con el fin de registrar por escrito lo relatado por el o la estudiante. Dando aviso inmediato a Dirección.
  2. Al contar con el relato escrito, se emitirá un oficio para Tribunales de Familia y Fiscalía por presunta vulneración de derechos constituyente a delito, firmado y timbrado por la Dirección, más una copia del relato del o la estudiante, firmado y timbrado por Trabajadora social y funcionario del establecimiento que se le develo el hecho.
  3. Se citará a la brevedad al apoderado (a) titular del niño, niña o adolescente para comunicarles la situación, informándoles que el establecimiento procederá, según la ley, a denunciar estos hechos ante el Tribunal de Familia y Fiscalía.

 

Go to top